Lo más reciente

EL DISCÍPULO Y LA IMPORTANCIA DE SU VIDA DE ORACIÓN

April 8, 2018

 

Un día, Jesús fue a cierto lugar para orar. Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le pidió: Señor, enséñanos a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus seguidores. – Lucas 11:1

        Tan importante o impactante tiene que haber sido la vida de oración de nuestro Señor Jesucristo, y el efecto de esta en su persona y ministerio, que sus discípulos que le pidieron: “Enséñanos a orar (como tú).” Como buenos judíos, y algunos de ellos, ex-discípulos de Juan el Bautista, debemos pensar que no eran ignorantes acerca de la oración, pero se percataron de que en Jesús, la oración cobraba una dimensión diferente a los demás.

        Si alguien podía enseñarles era Él.

        Si de alguien querían ser enseñados era por de Él.

Advertencias acerca de la oración:

Mateo 6:5-8 (NTV)

 5 »Cuando ores, no hagas como los hipócritas a quienes les encanta orar en público, en las esquinas de las calles y en las sinagogas donde todos pueden verlos. Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que esa. 6 Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará. 7 »Cuando ores, no parlotees de manera interminable como hacen los seguidores de otras religiones. Piensan que sus oraciones recibirán respuesta solo por repetir las mismas palabras una y otra vez. 8 No seas como ellos, porque tu Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas.”

  • Sin máscara, sin hacer teatro sin interpretar un papel

  • No tratar de impresionar a nadie con la oración.

  • No caer en vanas y frías repeticiones.

  • No orar con uno mismo

Un modelo de oración: “El Padre Nuestro” – Mateo 6:9-13

  9  Ustedes, pues, oren así:

      Padre nuestro que estás en los cielos:

      Santificado sea tu nombre,

10  Venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra.

11  El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

12  Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros

     deudores.

13  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

      [Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén].

Los elementos de la oración modelo:

      Stephen Smallman en su libro The Walk nos los expone así:

            1.      Santificado sea tu Nombre – un tiempo para adorar y darle honor

                     a   Dios.

            2.      Venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también

                     en la tierra – un tiempo para pedir por la expansión del gobierno de

                     Jesús en nuestros corazones y en el mundo, y por aquel día

                     cuando él venga a finalizar la obra de su reino.

           3.      El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. – un tiempo para pedir por

                    nuestras preocupaciones personales, tales como el alimento, salud y

                    trabajo para nosotros y otros.

           4.      Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a

                    nuestros deudores – un tiempo para confesar nuestros pecados y

                    también para considerar las relaciones rotas y orar por restauración y

                    perdón.

           5.      Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. – un tiempo para 

                    pedir por su guía y protección mientras enfrentamos los desafíos de un

                    nuevo día

Tanto Jesús como los apóstoles enseñaron que la oración es un recurso poderoso en la vida del discípulo:

  • Mateo 17:21 - Pero este género de demonio sale solo con oración y ayuno. (RVA 2015)

  • Mateo 26:41 - Velen y oren, para que no entren en tentación. El espíritu, a la verdad, está dispuesto; pero la carne es débil. (RVA 2015)

  • Mateo 21:22 -Todo lo que pidan en oración, creyendo, lo recibirán. (RVA 2015)

  • Santiago 5:14-15 - ¿Está enfermo alguno de ustedes? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. 15 Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. (RVA 2015)

  • Santiago 5:16 - La oración eficaz del justo puede mucho (RVA 2015)

  • Efesios 6:18 - Orando en todo tiempo en el Espíritu con toda oración y ruego, vigilando con toda perseverancia y ruego por todos los santos.

Hay algunos obstáculos o resistencias a la oración:

         El pecado no confesado –

        “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y

        vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír.” (Isaías

         59:2).

        “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría

        escuchado.”  (Salmos 66:18).    

         Pedir mal Motivación equivocada 

        Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros

        deleites.”  (Santiago 4:3).

        El resistirse a perdonar

        Mateo 5:23-24   “Por tanto, si has traído tu ofrenda al altar y allí te

        acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda 

        allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces

        vuelve y ofrece tu ofrenda."

       Mateo 18:23-35 (leer en la Biblia)

       Marcos 11:25:  “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra

       alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a

       vosotros vuestras ofensas”.

       El maltrato en el matrimonio

        “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la

        mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida,

        para que vuestras oraciones no tengan estorbo.”  (1 Pedro 3:7).

       Falta de fe –

       “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda

       del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No

       piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.”  (Santiago

       1:6-7).

       Falta de perseverancia en la oración

       Lucas 18  1Les refirió también una parábola acerca de la necesidad de orar

       siempre y no desmayar. 2 Les dijo: “En cierta ciudad había un juez que ni temía

       a Dios ni respetaba al hombre. 3 Había también en aquella ciudad una  viuda la

      cual venía a él diciendo: ‘Hazme justicia contra mi adversario’. 4 Él no quiso por

      algún tiempo pero después se dijo a sí mismo: ‘Aunque ni temo a Dios ni respeto

      al hombre, 5 le haré justicia a esta viuda porque no me deja de molestar; para

      que no venga continuamente a cansarme’”. 6 Entonces dijo el Señor: “Oigan lo

      que dice el juez   injusto. 7 ¿Y Dios no hará justicia a sus escogidos que claman a

      él de día y de noche? ¿Les hará esperar? 8 Les digo que los defenderá pronto.

      Sin embargo, cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”.

      El orgullo espiritual

      Lucas 18: 9 Dijo también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos

      como que eran justos y menospreciaban a los demás: 10 “Dos hombres subieron

      al templo a orar. Uno era fariseo, y el otro, publicano. 11 El fariseo, de pie,

      oraba consigo mismo de esta manera: ‘Dios, te doy gracias que no soy como los

      demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros; ni aun como este publicano.

      12 Ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que poseo’. 13 Pero el

      publicano, de pie a cierta distancia, no quería ni alzar los ojos al cielo sino que

      se golpeaba el pecho diciendo: ‘Dios, sé propicio a mí, que soy pecador’. 14 Les

      digo que este descendió a casa justificado en lugar del primero. Porque

      cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido”.

Algunas observaciones acerca de nuestros hábitos de oración personal y congregacional:

          1.      Centrarnos en nosotros mismo y no en la gloria de Dios y los

                   intereses del Reino.

          2.      Cuando la oración es para cumplir con un orden o programa

                   instituido / predeterminado.

          3.      Cuando no buscamos la voluntad de Dios en oración sino que oramos

                   para que Dios apruebe lo que hemos hecho.

          4.      Cuando gastamos más tiempo enterando a los hermanos de lo que

                   necesitamos que diciéndoselo directamente a Dios.

          5.      Cuando hacemos que la oración se torne en algo cansón y aburrido:

                   oraciones largas, vociferantes, dándole órdenes a Dios. (Falta de

                   creatividad en la oración.)

Lectura recomendada:

Cómo vivir una vida de oración: 7 ejemplos de la vida de Jesús

https://evangelicabailen.blogspot.com/2013/09/como-vivir-una-vida-de-oracion-7-ejemplos-jesus.html

Please reload

November 6, 2019

November 27, 2018

September 29, 2018

Please reload

© MILTON & CARMEN VILLANUEVA