Lo más reciente

Nosotros hacemos todo lo contrario

June 25, 2016

          En la creación participaron las tres personas de la Santísima Trinidad.  Temprano en el Éxodo el suegro de Moisés le exhortó a que abandonará aquel sistema unipersonal de atender al pueblo, y que delegara en otros la mayor parte del trabajo, y él se reservara para aquellos casos que los demás no podían resolver.  En la construcción del tabernáculo, Moisés recibió la visión directamente de Dios, pero Dios escogió personas y las dotó para construirlo, amueblarlo y revestirlo.  Aarón y sus hijos, Dios los encargó del sacerdocio. 

          En el Nuevo Testamento, el Señor escogió a doce, les encargó hacer discípulos, les repartió dones y ministerios para servir bien a la Iglesia.  En las iglesias locales se establecieron ancianos y diáconos.  Pablo delegó algunas visitas y funciones en la iglesia a algunos de sus discípulos que de alguna forma compartían su apostolado.

          En la mayoría de las iglesias contemporáneas le pagamos a un pastor para que haga lo que es propio de su ministerio, y lo que le corresponde a los demás.  Y como ha se suponerse, todos saldrán maltrechos de esta forma de delegación.  ¡Hay que trabajar en equipo!  Es la única forma en que todos salimos ganando.

Please reload

December 17, 2019

November 6, 2019

November 27, 2018

September 29, 2018

Please reload

© MILTON & CARMEN VILLANUEVA